javier diaz.png

Early programming: nutrición y metabolismo

Sinopsis

La nutrición, el ejercicio y las patologías maternas durante los primeros estadíos de la vida constituyen 3 pilares cruciales en el desarrollo posnatal al influir tanto en el crecimiento y desarrollo corporal del niño como en la prevención de futuras enfermedades en el adulto. La etapa prenatal y los primeros años de vida representan una ventana de plasticidad epigenética muy importante para el desarrollo y la diferenciación celular. Durante esta etapa, factores exógenos y endógenos (nutrición, xenobióticos, estrés, hipoxia, infecciones, hormonas…) pueden causar modificaciones epigenéticas con consecuencias que se demuestran en la edad adulta. Éstas modificaciones pueden ser transmitidas a la progenie afectando el estado de salud de las generaciones posteriores . Hasta la fecha existen múltiples investigaciones sobre los genes implicados en los mecanismos que originan el early programming. Varios estudios recientes han comenzado a dilucidar los genes que se ven influidos por la programación nutricional en distintos tejidos (como la placenta, el páncreas y el tejido adiposo) y vías (por ejemplo, el sistema renina-angiotensina en relación con la hipertensión). No obstante, este campo está apenas empezando a desentrañar los genes y mecanismos moleculares que están involucrados en la programación nutricional.  Es evidente que el genoma fetal es particularmente plástico en los primeros estadios de desarrollo en el útero y durante el primer periodo de vida postnatal, representando un punto clave para determinar los factores que pueden modular y condicionar el estado de salud de la madre y de su progenie. Los hábitos de vida maternos (nutrición, ejercicio, estrés, contaminación) pueden causar variaciones en el material genético de los tejidos somáticos diferenciados o en diferenciación, induciendo una mayor susceptibilidad a patologías en la vida postnatal.